2 de julio de 2022, 12:54:38
Actualidad


7 puntos clave para saber qué pasa con la nueva cepa de coronavirus

Por Virginia González

La nueva cepa del SARS-COV-2 se transmite más rápido, pero hasta el momento no se ha identificado que agrave la enfermedad COVID-19


Fue detectada una nueva cepa del SARS-COV-2, el virus que causa el COVID-19, pero, ¿qué características tiene? ¿qué consecuencias traerá? ¿las vacunas serán efectivas? El doctor Michel Martínez, jefe de la Unidad de Vigilancia Epidemiológica y líder del Programa COVID-19, explicó qué es lo que se sabe hasta el momento, para dimensionar la situación.

No hay que ser alarmistas; hay que observar cómo se desarrolla simple y sencillamente. Los países tendrían que prepararse para que tengan una buena capacidad de diagnóstico de esta nueva cepa variante.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que estudia esta nueva variante de SARS-COV-2 que se ha detectado principalmente en Reino Unido y Sudáfrica. Es una variante más infecciosa, pero no más letal.

Estos son algunos puntos clave para entender la nueva variante del coronavirus SARS-COV-2:

1. Así es la nueva cepa del SARS-COV-2

Esta nueva cepa es una variante del SARS-COV-2, es la más distinta comparada a las primeras cepas identificadas del brote en Wuhan, China. Se le ha catalogado como B.1.1.7, se sabe es que tiene una mutación que conlleva a una modificación de la proteína S -en inglés Spike- que es muy importante, porque es de las que sirven para el anclaje del virus al epitelio respiratorio.

2. Se transmite más rápido, pero no agrava la enfermedad

No es más agresivo, pero sí es más contagioso: de forma preliminar, se habla de que tiene un 70 por ciento más de contagiosidad con respecto al SARS-COV-2 que se conoce desde el inicio de la pandemia. Que sea más contagioso no se ha asociado con que tenga un mayor grado de severidad en los pacientes, es lo que se sabe hasta el momento.

La nueva cepa del SARS-COV-2 es 70% más contagiosa.


3. Recomendación es la misma: extremar precauciones

Ante esta nueva cepa del coronavirus, el doctor Martínez dijo que hay que mantener la calma y continuar con las medidas de prevención.

No hay mayor mortalidad, pero, si es un 70 por ciento más contagioso, muchas más personas van a estar infectadas, muchas más van a ocupar hospitalización y un mayor número va a requerir terapia intensiva.

Para evitar ese escenario se reitera el énfasis en extremar las medidas de precaución: uso mascarilla, evitar lugares poco ventilados o con mucha gente, higiene de manos y distanciamiento físico. Si tienes síntomas, visitar tu médico, hacer la prueba de COVID-19 y aislarse, esto no se tiene que cambiar.

4. Investigaciones en curso para determinar su afectación en eficacia de vacunas

De momento se habla de que no interfiere con la eficacia de las vacunas, las que más se han escuchado al momento -las de RNA mensajero, Pfizer y Moderna- pareciera que van a seguir siendo capaces de evitar los casos severos de COVID-19, y con esta variante.

Pero según el especialista, aún falta conocer los informes de laboratorios que usan metodologías de adenovirus para sus vacunas, por ejemplo, de la Universidad de Oxford en colaboración con AstraZeneca, la de CanSino y la Sputnik V.

'Lengua COVID', otro síntoma del coronavirus que provoca úlceras y manchas en la boca

Leer más

La nueva cepa no interfiere con la eficacia de las vacunas.


5. No hay más riesgo de contagio en niños

Sabemos que los niños tienen menor expresión de receptores ECA, por eso no se contagian tanto y no tienen los grados de severidad que observamos en adultos; no creo que modifique mucho o que sea un problema para los niños”, puntualizó el doctor Martínez en este punto.

Como ejemplo, el Hospital San José de TecSalud, donde se ha atendido a cerca de 2 mil 500 pacientes, solo se han recibido a unos 20 niños diagnosticados con COVID-19.

6. La mutación del virus es algo normal

La nueva cepa de SARS-COV-2 es algo que se esperaba. Estas mutaciones ocurren en casi todos los virus, de las infecciones, las asociadas a virus son las que llevan una tasa de replicación a una velocidad mucho más alta.

Agregó que, por ejemplo, para la influenza AH1N1, es necesario tener una vacuna anual que cambia para estar acorde a la cepa, y para el caso del SARS-COV-2, señaló que posiblemente sea necesaria la vacunación cada 1, 2 o 3 años.

Es normal que los virus tengan mutaciones después de que se replican millones de veces.


7. Países deben vigilar su evolución

Las mutaciones de los virus pueden significar cambios en el grado de infección, a la resistencia a los antivirales e incluso en la agresividad o daños que pueden ocasionar en las personas.

También está el número de transmisibilidad, el número R0, que estaba en 2.5 o 3, y es probable que con esta cepa aumente a 4, y eso lleva a la necesidad de modificar la meta o cobertura de vacunación”.

TEC/DICYT

Secretos de Salud.  Todos los derechos reservados.  ®2022   |  www.secretosdesalud.es