www.secretosdesalud.es
El exceso de saliva puede ser un problema de salud o un signo de alarma
Ampliar

El exceso de saliva puede ser un problema de salud o un signo de alarma

jueves 13 de mayo de 2021, 19:00h

Escucha la noticia

La sialorrea, también denominada ptialismo o hipersalivación, conocida como babeo crónico, son niveles abundantes de saliva causados bien por una secreción excesiva, bien por problemas mecánicos como trastornos de la deglución, que impiden la retención de la saliva dentro de la boca y que seamos capaces de tragarla.

Las personas que sufren babeo crónico pueden desarrollar estrés, además de ver muy afectada su calidad de vida a causa de este exceso de saliva. Los pacientes lo viven como algo vergonzoso, sienten que «babean» y tienen que llevar un pañuelo en la mano continuamente, lo que lleva en muchas ocasiones a evitar el contacto social.

Además, la salivación excesiva interfiere en el habla, por lo que muchos de ellos dejan también de hablar con la gente que les rodea. Estos sintomas son un riesgo para la aparición de depresión.

Andrés Álvarez, presidente de la Federación Española de Parkinson, asegura que es necesario «dar visibilidad a un síntoma que padecen personas con párkinson y que es bastante desconocido, así como formar a los profesionales de nuestras asociaciones sobre las posibilidades de tratamiento».

Según los datos que ofrecen Merz Therapeutics y la Federación Española de Parkinson, en pacientes con enfermedad de Parkinson, entre el 35-80% sufre trastornos de deglución, mientras que un 40-80% padece sialorrea.

En niños con parálisis cerebral también es un problema común que alcanza hasta el 58% y también aparece en casos de Síndrome de Down o Trastorno del Espectro Autista (TEA).

Causas de la sialorrea

Un ejemplo típico de la hipersalivación son los bebés que comienzan a desarrollar los primeros dientes. Este fenómeno se produce antes de los dos años y es completamente normal. Pero cuando el exceso de saliva se extiende más allá de los 4 años es que estamos ante un problema.

Son varias enfermedades las que pueden provocar sialorrea:

• Enfermedad de Parkinson.

• Ictus.

• Lesiones cerebrales traumáticas.

• Esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

• Parálisis cerebral o parálisis en los nervios faciales.

• Demencia.

• Esclerosis múltiple.

• Accidentes cerebrovasculares y varios trastornos degenerativos cerebrales.

• Tumores en la zona de la cabeza y cuello y su tratamiento con radioterapia e intervenciones quirúrgicas.

• Mal alineamiento de la mandíbula o dientes (maloclusión), especialmente en niños.

• Consecuencia del consumo de determinados medicamentos.

Problemas derivados del exceso de salivación

Si nos centramos en las alteraciones físicas que produce este fenómeno, el exceso de saliva y la incapacidad de tragarla puede provocar:

• Descamación de los labios.

• Dermatitis en el mentón.

• Fatiga muscular facial por esfuerzo al tragar constantemente.

• Alteración del gusto.

• Despertares nocturnos debido a que el exceso de saliva moja la almohada.

• Dolor en las comisuras de los labios debido a que están constantemente húmedos, produciéndose llagas y áreas inflamadas alrededor de la boca.

Pero estos problemas pueden complicarse aún más cuando la saliva entra en la vía aérea y de ahí a los pulmones. En estos casos los pacientes pueden llegar incluso a desarrollar una neumonía.

Tratamiento

Lo primero a la hora de tratar la sialorrea es determinar cuál es la causa. Una vez hecho esto el especialista optará por un tratamiento que podría limitarse a estar centrado en la logopedia, o bien por decisiones que pueden ser tanto farmacológicas como quirúrgicas.

Logopeda: ejercicios para fortalecer la musculatura de la boca ayudarán a mejorar el habla, el lenguaje o la deglución, así como a evitar la tan temida neumonía por aspiración.

Si lo que está causando el exceso de saliva es un fármaco, será el especialista el que determine la retirada o sustitución del medicamento.

Ortodoncias: en el caso de que haya una mala alineación de los dientes y/o de la mandíbula.

Tratamiento farmacológico destinado a disminuir la secreción de saliva.

Inyecciones de toxina botulínica en las glándulas salivares.

Cirugía

Prevención para casos no neurológicos. Recomendaciones para minimizar la salivación:

• Cepillado regular de los dientes.

• Usar enjuague dental varias veces al día.

• Beber agua con frecuencia, y a pequeños sorbos.

• Tener una dieta saludable, en la que se trate de no tomar alimentos ácidos como el azúcar o el café, ni tampoco los que sean ricos en almidón, como la pasta, las patatas o la bollería.

• Masticar chicle o chupar caramelos, eso sí, siempre sin azúcar, porque facilitarán el tragado del exceso de saliva.

• Descansar las horas necesarias para favorecer la reducción del flujo salival.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios